Закрыть ... [X]
Закрыть ... [X]

14 CONSEJOS PARA VIAJAR COMO MOCHILERO POR EUROPA, SIN NECESIDAD DE MUCHO DINERO. 
A partir de mi experiencia al respecto, de todo lo que hice para poder viajar, se desprenden estos 14 consejos sobre; cómo conseguir tarifas baratas, cosas gratuitas, reducción de gastos, etc. , que espero puedan ser de su utilidad algún día, cuando ustedes, amables lectores, se decidan a realizar ése sueño que siempre tienen, viajar.

CONSEJO 1: Determinar la época en que uno quiere viajar

A Europa, la mayoría de las personas quiere viajar durante el final de la primavera y el verano. Viajar en estas épocas tiene ventajas y desventajas.

Ventajas: Si se es muy joven, podrás hacer amistades. Habrá jóvenes con mochilas por todos lados. Hace calor y es agradable. También hay eventos, conciertos de todo tipo y festivales por muchas ciudades de Europa. Particularmente, es una época excelente para visitar el Mediterráneo. No es neceario ir a Mónaco o Niza. También existen lugares tan bellos y divertidos como Barcelona, Valencia, Nápoles o la hermosa ciudad de Dubrovnik, en Croacia, en el Mar Adriático.

Desventajas: Todo es más caro. Hay aglomeraciones. Puede pasar que no puedas tomar un tren, porque esté completo. Esto ocurre a veces en España, sobre todo en agosto, cuando inician las vacaciones de verano. Hay dificultad, incluso, en encontrar Hostales. Es posible ver a mochileros que pensaban ir a una ciudad y se quedaron en otra, porque no encontraron alojamiento.

En términos de economía, quizás sea más barato visitar Europa a finales de otoño y en invierno. Los lugares turísticos siguen existiendo, las diversiones también y en algunos lugares se añaden otras como la nieve. En casos como los Hostales, los servicios son aún de mejor calidad, porque hay menos personas. Y además sigue habiendo otros mochileros con los cuales compartir experiencias. De cualquier forma, si solamente puedes viajar en verano, en los siguientes párrafos encontrarás consejos útiles.

CONSEJO 2: Qué lugares visitar para que resulte más barato

Los países no son sus capitales. Si bien muchas personas quieren conocer Paris, Londres, Roma, hay otras ciudades, menos caras y que ofrecen también muchos atractivos. Si uno no tiene mucho dinero, es preferible visitar las ciudades más caras (Florencia, Venecia, París, Londres, etc.) por tres o cuatro días, y luego ir a otros sitios menos conocidos de los mismos países.

Por ejemplo, si uno piensa en República Checa, lo primero que llega a nuestra mente es Praga. Praga, si bien no es una ciudad cara, en comparación con Londres o Paris, lo es en comparación con las otras ciudades checas que también tienen atractivos. Por ejemplo Olomouc, en Moravia, o Brno, que tienen sitios históricos, castillos (¡más de mil!) y escenarios naturales bellísimos. Además, son lugares económicamente más razonables y cercanos a ciudades, que también tienen interés turístico, como Viena.

La ciudad más cara de Europa es Londres. Se debe tomar en cuenta que su moneda, la libra esterlina, equivale a un euro con cincuenta céntimos, aproximadamente. Tomando en cuenta esto, un desayuno ligero en Londres puede costar 6 euros (4 libras esterlinas) mientras que en Barcelona, un desayuno con las mismas características puede tener un coste de 4 euros. Cabe aclarar que entre las ciudades más importantes, Madrid, sorprende por sus precios razonables, en comparación con Londres o Paris.

CONSEJO 3: Cómo encontrar la mejor tarifa aérea

Al principio, sobre todo en Internet, algunas tarifas aéreas pueden parecer caras. No te desanimes. Normalmente, las compras directas carecen de descuentos y ciertas facilidades. Y aunque lo más recomendable para comprar un billete, es una Agencia de Viajes, entrar, de tanto en tanto, a las páginas de las líneas aéreas puede ser útil, porque a veces hay ofertas especiales (algunas de ellas solamente si se compra por Internet) o facilidades de pago, sobre todo en invierno. Algunas de ellas consisten en un billete de ida y vuelta a un coste bajo, si el billete de regreso se hace antes de determinada fecha (a veces es un mes y medio, a veces tres semanas, etc. ).

No obstante, lo mejor es, siempre, ir a una Agencia de Viaje. Desde el principio trata de ser cordial con la persona que te atienda. Esto puede sonar obvio, pero es importante mantenerlo presente, porque, en un determinado momento, ella será uno de tus apoyos más sólidos para realizar tu viaje.

Como no tienes mucho dinero, explica sin rodeos con qué presupuesto aproximado cuentas, qué lugares quieres visitar y más o menos cuánto tiempo vas a estar. No importa que sea diciembre y tú quieras viajar en julio del siguiente año. Además de que los billetes resultan más baratos mientras sean comprados con mayor antelación, la agente de viajes te tomará en cuenta si surgen ofertas, si hay paquetes “buenos, bonitos y baratos”, etc.

Recuerda que debes hablar de tanto en tanto y acudir no a una, sino a dos o tres Agencias de Viajes como mínimo. Pero siempre sé cordial y trata de comunicarle a ella tu ánimo de viajar. Trata de contagiar tu entusiasmo. Eso siempre ayuda, básicamente por dos razones:

a) Ella va a buscar las mejores opciones (y las más baratas) para uno. En una buena parte, nuestro sueño de viajar depende de la forma en que ella trabaje.
b) Normalmente, con sus contactos, ellas pueden aconsejarte y orientarte sobre cosas que escapan, estrictamente, a conseguir los billetes: pueden contarte experiencias de otros viajeros con respecto a comidas, ropa y situaciones en determinados países, decirte de asociaciones (de maestros, estudiantes, profesionales, etc.) que podrían ser útiles para conseguir seguros de viaje, descuentos, etc..

Ahora, si quieres de lleno encontrar aún más facilidades, otra cosa que se puede hacer es buscar a algún pariente o familiar, cuyo trabajo requiera el viajar por avión continuamente. Sé que puede sonar disparatado, pero a veces éstos viajeros de trabajo acumulan tantas millas que logran conseguir descuentos importantes o billetes gratuitos.

Por último, trata de conseguir un billete de avión que incluya la posibilidad de cambiar la fecha del vuelo de regreso a una tarifa más barata. Esto es muy importante, porque ¿Quién sabe? Quizás desees quedarte más tiempo porque tu presupuesto aún da para un poquitín más.

 

CONSEJO 4: Optar siempre por un hostal, compartir la renta de un apartamento por un mes y los trenes como hospedaje

Muchos jóvenes que desan viajar, solo piensan en Hoteles, ni siquiera saben que existe la posiblidad de los Hostales o los famosos “Bed and Breakfast”.

Hostales. El Hostal es la forma más barata que existe, pues, normalmente, cuesta poco por noche. Claro, compartes habitación con otras personas, pero tienen el desayuno incluido.

Hay hostales independientes y hostales que pertenecen a organizaciones mundiales. Estas organizaciones mundiales, mantienen un nivel de calidad en casi todos los hostales que las integran. Esto significa que si llegas a un hostal de alguna de ellas, en el país que sea, éste contara con buenos servicios, limpieza, seguridad, etc.

Para ello, debes comprar una tarjeta de alguna de ésas asociaciones en cualquier agencia de viajes. Esta tarjeta que no es cara, e incluye un libro con todos los hostales que hay en el mundo y un cuaderno con bonos y descuentos para museos, restaurantes, etc. .

Una gran cantidad de hostales económicos, cuentan con páginas en Internet, así que puedes buscar el hostal que más se acerque a tus necesidades y puedes leer también las valoraciones de otros usuarios, lo que te ayudará a tomar una decisión más informada. Debes tener en cuenta que, incluso en los hostales debes reservar.

Una cosa importante, respecto a los hostales, es buscar uno que se encuentre cerca de un supermercado y de una estación del metro. Así podrás comprar tu comida, sin tener que cargarla grandes distancias y aprovechar la cocina del hostal. Y en el caso del metro, bueno, normalmente, después de un día largo de paseo no es muy agradable caminar todavía durante varios minutos para llegar al hostal, a descansar un rato.

Compartir apartamento. Existe otra opción: si conoces a alguien que esté estudiando, pedirle que, por un mes, tú compartas una parte de los gastos del piso y así tomas como referencia esa ciudad para viajar.

Por ejemplo, si conoces a alguien en Madrid con quien compartir el piso uno o dos meses, de ahí te desplazas a las otras ciudades en tren o avión. Esta opción puede resultar atractiva si el viaje es largo. En este caso, es mejor que sea en una ciudad con muchos atractivos, a la cual uno quiera conocer y disfrutar poco a poco.

Madrid es un buen ejemplo, pues es una ciudad barata (mucho mas barata que Paris) pero hermosa y con muchos atractivos, y de ahí uno desplazarse a Paris, Barcelona, Lisboa, Sevilla, etc.. En el caso de España, se puede mencionar que hay muchos estudiantes extranjeros, que en el verano aceptan que otros compartan sus pisos por julio y agosto.

Trenes . Aprovecha tu pase de tren para dormir. A veces, para economizar, puedes usar el tren a manera de hostal, mientras te trasladas de una ciudad a otra. Viajar de noche es lo más recomendable, salvo en ciertos recorridos donde el paisaje puede ser muy hermoso (en Suiza, por ejemplo).

Preferentemente, trata de viajar en asiento numerado para poder descansar y estirar los pies. No importa que sea en segunda clase. Normalmente, si viajas solo o con otra persona, viajar en una cabina puede ser incómodo, si en él van otras cuatro personas en grupo, pues éstas se apropiarán de casi todo el espacio. En cambio, un recorrido de París a Ámsterdam en los vagones de segunda, pero en asientos regulares, prácticamente pude acostarme y dormir muy cómodamente toda la noche.

CONSEJO 5: Reunir toda la información posible de los sitios a visitar

Viajando es donde cobra importancia aquella frase de que “Información es poder”. Si tienes posiblidad, debes comprar poco a poco, algunas guías de viaje de las ciudades a las que tengas pensado viajar.

A mi, por ejemplo, comprar una pequeña guía de Londres me ayudó a conocer toda “La City” de la capital británica (La city es el centro histórico). Un ejemplo, en esa guía me enteré que un autobús que se toma en la Estación Victoria recorre los mismos lugares que esos autobuses “sightseeing” (que hacen recurridos por los lugares turísticos). Así, sencillamente abordé dicho bus y me fui bajando en cada lugar que quería conocer. De Trafalgar Square a la Abadía de Westminster, etc.

Ahora, si no tienes dinero para comprar la guía o simplemente no quieres gastar en eso, puedes recurrir a las bibliotecas públicas o de las universidades y pedir guías de distintos países. Ahí, busca la información que desees, copiala y ya está.

Otra fuente que te va a ayudar, es la misma información que se da en los centros de información turísticos. Pides un mapa (normalmente son gratuitos) y ahí verás qué líneas del metro o del transporte pasan por los lugares más importantes.

CONSEJO 6: Hacer contactos con personas o amigos en Europa

Otra cosa que puede ayudar, es tener contactos en Europa. Siempre habrá un amigo o una amiga que tenga un conocido en Bruselas, en Roma, en Ámsterdam, etc. Y así poder compartir piso.

Y hay un recurso más: amigos de Internet. Gracias a ellos yo estuve en República Checa, en Italia y en España muchos días, pues tuve el privilegio de hacer amigos muy agradables con los cuales viajé, compartí y me divertí mucho. Y son amigos que haces para toda la vida.

CONSEJO 7: Planear lo más importante (el primer destino y el presupuesto)

Una de las cosas más importantes que planear, es el día de tu salida en el avión. Mientras hagas con más antelación la reserva de tu avión, más barato será. Si piensas ir a Europa en junio y reservas en mayo, será carísimo. Otra cosa que debes hacer es tener reservado el primer hostal u hotel al que vas a llegar. Es decir, tener un destino seguro en la primera ciudad que visites. Saber que esa noche tendrás dónde dormir. De ahí, pues quizás puedas improvisar y cambiar tu itinerario.

Otra cosa que se puede planear, es el presupuesto máximo diario. Ajustarse en lo posible, pues el dinero es importante. Normalmente, siempre hay que tratar de cambiar los cheques de viajero fuera de los sitios turísticos, pues en ellos el costo del cambio es alto. Puedes ahorrarte hasta tres euros en cada transacción (y quizás más). Y si tienes tarjeta de débito, pues sacar el presupuesto de tres o cuatro días del cajero, para que solamente se te cobren los tres o cuatro euros que cuesta cada transacción.

CONSEJO 8: Buscar las entradas gratuitas a museos y sitios turísticos

Normalmente, los museos en Europa, tienen fechas cuya entrada es gratuita para el público. Estas fechas varian de ciudad en ciudad, pero invariablemente existen, como también existen horarios y días donde las tarifas son más baratas. Esta información es fácil de conseguir en cualquier módulo de información. Así, por ejemplo, cada tercer domingo del mes, en París, el Museo del Louvre tiene la entrada gratuita.

CONSEJO 9: Llamadas por teléfono baratas y cybercafés

Comparando, las tarifas de las llamadas telefónicas internacionales desde Europa, son increíblemente baratas. Y tienes muchas opciones. Puedes hablar desde un locutorio,  los cuales abundan en casi tdos los países europeos. O puedes optar por una tarjeta telefónica.

Hablar de una cabina pública tampoco resulta tan costoso, y normalmente, sobre todo en Londres, las cabinas cuentan con instrucciones muy claras de cómo marcar a cada país.

Ahora, si no quieres llamar, en Europa abundan los cybercafés de todo tipo y de todas tarifas, pero normalmente puedes encontrar algunos, cuyo valor varia entre un euro a un euro y medio la hora. Así que, la comunicación con los tuyos tampoco será un problema.

 

CONSEJO 10: En el pedir, está el dar (más barato)

La calidad de los servicios turísticos, varía mucho de un país a otro. Algunos funcionarios turísticos, de algunos países, suelen no tener muy buen humor. Sin embargo, uno debe tener calma, ser paciente y aunque la funcionaria de turismo no tenga un buen día, tratar de ser amable, pues eso podría ayudarte conseguir lo que has llegado buscando ahí: obtener un servicio (cambio de billete, mejor itinerario de tren, hostal, etc.) más barato.

CONSEJO 11: Aprovecha tu condición de estudiante, maestro, investigador, obrero, profesional, deportista, artista, etc.

Si eres maestro, estudiante, perteneces a alguna organización profesional, sindicato, etc., puedes investigar si existe algún organismo que pueda ayudarte a conseguir descuentos, hospedaje o asistencia gratuita a eventos. De entrada, si eres joven o adolescente, en las Agencias de Viajes te proporcionarán nombres de organismos a los cuales puedes afiliarte (con una módica tarifa) y que serán de utilidad para hacer más barato y placentero tu viaje.

En el caso de los maestros, existe una tarjeta internacional de profesor que además de ofrecer descuentos y bonos, cuenta con un servicio médico de emergencias que pueda servirte en tu viaje, además de descuentos en llamadas telefónicas y otros servicios. Ser estudiante y profesor, de entrada, permite descuentos en museos y algunos sitios turísticos, así que obtener una tarjeta internacional que certifique tu estatus profesional o de estudiante, será de utilidad.

CONSEJO 12: Tratar de viajar en grupo para obtener descuentos

Viajar en grupo, de por sí, ayuda a economizar al compartir ciertos gastos, pero en el caso concreto de descuentos, los grupos se benefician en algunas entradas a museos, discotecas y sitios turísticos, pero sobre todo (y en donde el beneficio de verdad se siente en tu economía) en los hostales y los trenes.

Si tienes menos de 30 años y viajas en grupo obtendrás descuentos en la compra de tu billete de tren. Y en muchos hostales, los grupos pueden obtener descuentos importantes. En el caso de los hostales puede variar de un lugar a otro, pero en el de los trenes éste descuento es fijo. Solamente tienes que preguntar en la Agencia de Viajes.

CONSEJO 13: Nunca te desesperes

Cuando uno se embarca en el proceso de un viaje, ocurren muchas cosas, tanto buenas como malas. En ocasiones no se consigue siempre lo que se quiere (por ejemplo tarjetas de crédito solicitadas, o el hostal en el que querías estar, o quizás un amigo tuyo decidió, al final, no hacer el viaje contigo, etc. ). Pero por otro lado, puede ocurrir que amigos y parientes a veces puedan, sin que tú lo pidas, ayudarte. A mi me ocurrió. Algunos familiares me ayudaron económicamente, un amigo me llevó a la estación de autobuses, por lo que me ahorré el viaje, otros me hicieron pequeños encargos (bufandas de equipos de fútbol, discos, etc. ) y agregaban una pequeña propina. Todos esos pequeños detalles ayudan mucho al final.

CONSEJO 14: Aprovecha tus prestaciones laborales

Aprovecha tus prestaciones laborales. En algunos paises, hay ayudas y créditos a bajo interés, para estudiantes y trabajadores que quieran viajar y no tengan mucho dinero. Infórmate e intenta conseguir estas ayudas.

Así que, amigo lector, espero que estos consejos puedan ser de utilidad para ti. Mucha suerte y ojalá muy pronto puedas viajar.

 





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Fotos de ambientes naturales
Fotos de fakes morenas lindas
Fotos de animales mas bonitos del mundo
Cirurgia de varicocele fotos
Soriana impresion de fotos
Fotos de leones de melena negra
Fotos de brazeros musical
Ver fotos de la gran muralla china